Paco Contreras

website

La Algameca Chica


Colectiva en la Galería Gigarpe


Diversos materiales reciclados


Cartagena, 2012


Fotografía de la pieza

Esta pieza está inspirada en el paisaje constructivo que uno se encuentra en la zona conocida como la Algameca Chica, donde cualquier elemento cotidiano es susceptible de ser usado para levantar un espacio privado.


Es interesante leer el siguiente texto de Diego Ortiz para hacerse una idea de lo que me inspiró al hacer esta pieza.



'La Algameca Chica es la playa más popular de Cartagena'. Así definía ya en 1933 un periodista del diario Cartagena Nueva a este emblemático rincón de nuestro litoral. Un espacio de especial interés cuyos más remotos antecedentes como núcleo de población hay que retrotraer, al menos, hasta el siglo XVII cuando, en un repartimiento de población fechado en 1683 se asegura que en 'Las Algamecas' moraban 26 vecinos.


Pero será a mediados del siglo XIX cuando los cartageneros elijan este paraje como lugar de ocio en los meses veraniegos, especialmente las clases más populares. Éstas son las que le han dado ese aspecto de poblado del sudeste asiático -como 'la pequeña Shanghai' se ha llegado

Detalle de la pieza donde se ve un carrete de hilo a modo de macetero

a llamarla- y la han convertido en un ejemplo de gran valor de lo que se conoce como arquitectura participativa, aquella en la que el usuario es, al mismo tiempo, el protagonista de todo el proceso de diseño. Así, los más diversos elementos constructivos sirven para dar forma a estas singulares edificaciones que algunos quieren borrar, junto a su historia, de un plumazo o a través de un 'expediente de recuperación de oficio'.


Para los que quieren su desaparición no tienen ningún valor dichas edificaciones, que sin embargo han sido, incluso,

Detalle de la parte inferior de la pieza

objeto de estudio de profesionales de la arquitectura. Tampoco se detienen a valorar ese carácter popular reconocido a lo largo de las décadas como cuando, por citar algunos ejemplos concretos, desde los años 40 del pasado siglo la Cruz Roja instalaba anualmente unos puestos de socorro para atender posibles emergencias entre los numerosísimos bañistas que acudían a La Algameca Chica. Años en los que también podemos encontrar en las actas del Ayuntamiento autorizaciones administrativas para la edificación de algunas de las barracas que hoy se quieren demoler.


Postura municipal que, al igual que la iniciativa tomada por el Consistorio en 1973 de emprender estudios para una posible urbanización de la zona recabando para ello toda la información posible, contrastan con los intentos de eliminación de este paraje singular. Intentos que se han venido repitiendo a lo largo del tiempo, como cuando en 1935 el Delegado Marítimo prohibió incluso el baño en la zona, lo que provocó una airada reacción de la ciudadanía que llegó a reflejarse en las páginas de la prensa local, acabando con dicho intento de arrebatar este rincón a sus usuarios. Esa postura de los cartageneros de hace casi ochenta años debe servimos de acicate para conseguir que este nuevo intento de acabar con algo que forma parte de nuestra historia quede nuevamente limitado a las, pronto, amarillentas páginas de un oficio que no se llegó a ejecutar.



Texto escrito por el Historiador Diego Ortiz con motivo de la exposición organizada por la asociación de vecinos de la Algameca Chica en colaboración con la galería de arte Gigarpe.



En la parte más alta de la pieza se ve una especie de cilindro a modo de depósito de agua Un detalle de uno de los compartimentos que forman parte de la obra Otro de los 'interiores' de una posible vivienda de mi algameca

home - obra - ideario - retales - bio - contacto - mapa del sitio - enlaces