Paco Contreras

website

¿Sigues mareado?


Festival Imagina - Proyecto dirigido por la artista Verónica Perales


Relato Corto impreso sobre papel reciclado 100% y libre de cloro


Encuadernado a máquina con hilo de algodón


Edición de 16 ejemplares


San Javier, 2011


Imagen de la portada de la edición del relato

Texto de presentación del proyecto a cargo de Verónica Perales



¿qué hay en el fondo?


Narraciones indirectas del viaje compartido.



En el fondo de esta propuesta reposa la particularidad del viaje en barco. La constancia de la línea horizontal que separa: lo que vemos, de lo que imaginamos, el Norte y el Sur de lo que llega a nuestros ojos. Flotando alrededor, como notas tomadas sobre una cartografía, el esquema particular del lugar: población,

Detalle del interior de la edición impresa donde se ve parte del texto de la pieza Sigues mareado?

procedencia, actividades económicas visibles, actividades económicas subalternas, educación, relaciones de dependencia, la intrusión de lo visible y lo invisible…


Cuando miramos al fondo de las aguas vemos el todo diluído; una mezcla a partes iguales de lo que vemos, de lo que sabemos, de que creemos, de lo que somos.


Este barco nos lleva hasta la otra orilla. Se desliza sobre una línea tan fina que casi podríamos decir que navega sobre la nada. Y debajo de la nada: el todo.


La propuesta artística nacida

Imagen del barco dónde se situaron las impresiones

de este grupo de trabajo eventual es la siguiente:


Se realizarán (manufacturados) una serie de cuadernillos con relatos breves escritos por componentes del grupo. Estos cuadernillos se dejarán en el barco que comunica La Manga y San Javier, de forma que las personas que suban puedan leerlos. Si lo desean pueden llevarlos consigo; las narraciones pueden leerse también en tierra aunque la concepción de las mismas ha sido desde el mar.



El grupo de trabajo producirá

Imagen del interior del barco donde se dispusieron los ejemplares de la edición junto con catálogos del Festival Imagina y la programación de ese año

varias narraciones -ficticias o reales-, que sugieran conexiones entre cuestiones que han emergido en el taller impartido por Stany Cambot en el mes de marzo. Cuestiones tales como: la segmentación de los barrios de San Javier y el dispar poder adquisitivo de sus habitantes, el aislamiento o hermetismo de las zonas protegidas (como las urbanizaciones en torno al campo de golf), la falta de permeabilidad y entendimiento entre diferentes culturas, las Zonas Temporalmente Autónomas (como el aeropuerto), la confluencia de diferentes temporalidades entre la población: la estancia pasajera en el aeropuerto, la estacional en La Manga o en el Golf, la pluri-anual de los inmigrantes de los barrios más pobres, etc.



El conjunto de creaciones literarias tendrán en común los siguientes aspectos:


- Jugarán con el sentido plural de la pregunta ¿qué hay en el fondo? ¿en el fondo del mar? ¿en el fondo de la desigualdad? ¿en el fondo de la falta de diálogo?...


- Los cuadernillos serán manufacturados. Este aspecto hace alusión al cuidado. No está enfocado exclusivamente al cuidado de las personas, sino al de la biosfera (en general), es un dedicatoria al trabajo desinteresado, al amor gratis. El trabajo está ahí, pueden ser leído o no, el lector no tiene obligaciones, no hay una relación contractual.


- Se utilizarán papeles que no dañen el medio ambiente (o minimicen el impacto medioambiental), tinta no contaminante e hilo de algodón sin blanquear.


- Por detrás en el cuadernillo habrá una nota que indique que son biodegradables y una estimación de cuánto tiempo tardarían en desaparecer. No se trata de incitar al lector a la destrucción del cuadernillo (arrojándolo al mar); esta nota hace hincapié sobre el carácter efímero de la obra, lo volátil de la palabra, la impermanencia de nosotros mismos.




Una señora leyendo uno de los relatos

¿Sigues mareado?


Hasta ese día nunca antes había montado en barco y el olor a salitre del mar se mezclaba en mi nariz con el humo del motor diésel.


Recuerdo que mi madre pagó las dos monedas del viaje, me agarró de la mano y me ayudó a subir por la escalerilla.


Ella estaba acostumbrada al balanceo de las olas, pero yo sentía que todo mi cuerpo se movía sin mi permiso. Cerré los ojos e intenté concentrarme en parar ese movimiento, en alejar la sensación de nausea que saboreaba en el inicio de la garganta.


La voz cercana de otro chico decía emocionada algo sobre el mar pero me resistí a mirar, no quería abrir los ojos. Otra voz, esta vez femenina, se unió a la anterior y pude escuchar claramente lo que decía: -¡Sí, allí! ¡Ya lo veo, está allí! ¡HALA!


Inesperadamente una ola más grande de lo normal agitó el barco bruscamente y la sorpresa venció al miedo que me mantenía a oscuras.


Mientras que mi vista se acostumbraba de nuevo a la luz pude percibir la silueta de dos niños agarrados a la barandilla metálica. Estaban vueltos hacia la popa del barco y entre gestos de asombro, reían y discutían sobre lo que acababan de presenciar.


Tambaleándome me acerqué a su posición y miré hacia el lugar que señalaban. No quedaba ni rastro de aquello que habían visto. Me mantuve atento ante cualquier señal proveniente de la superficie del mar pero después de un buen rato, me cansé y volví junto a mi madre.


-¿Qué has visto? -Nada... no había nada.


-Lástima, el viaje habría sido más emocionante si tuvieras algo que contarle a Papá... ¿sigues mareado?



Más relatos a través de este enlace.



home - obra - ideario - retales - bio - contacto - mapa del sitio - enlaces